¿Para quién soy yo?

Monición de entrada

En esta semana la Iglesia nos invita a rezar por las vocaciones, es decir, a orar para que cada cristiano descubra el sueño y la misión que Dios tiene para él. Los colegios religiosos de Ávila queremos unirnos a esta invitación y cada día de esta semana un colegio está rezando por esta intención tan importante. Hoy nos corresponde a nosotros y, por eso, la oración de esta mañana es un poco más especial. Vamos a ver un vídeo que nos va a contar la historia de un personaje bíblico, Moisés, el cual supo descubrir que su vida era una misión y que de su sí a Dios dependía no solo la felicidad de muchos, sino también la propia. Ojalá que este momento de oración no solo nos ayude a rezar por las vocaciones, sino también a seguir descubriendo para quién soy yo y para quién son mis pasos.

Video

Peticiones

La historia de la vocación de Moisés nos ha recordado que Dios nos llama a cada uno de nosotros a entregar nuestra vida en favor de los demás. A este Dios que nos llama y que tiene una misión para cada persona, le presentamos ahora nuestras peticiones:

 

1. Por el Papa Francisco, por nuestro obispo José María y por todos los sacerdotes: para que tomando a Cristo como modelo guíen con valentía al pueblo de Dios. Oremos.

2. Por los religiosos y religiosas, para que vivan con entrega generosa su vocación y cada día progresen más en su servicio al mundo como consagrados. Oremos.

3. Por los esposos y padres cristianos, para que vivan siempre cimentados en el amor de Cristo y ayuden a sus hijos a descubrir el sueño que Dios tiene para ellos. Oremos.

4. Por los jóvenes, para que pierdan el miedo a ser llamados por Dios y siguiendo el ejemplo de Moisés respondan con confianza y generosidad. Oremos.

5. Por nuestra diócesis de Ávila, para que aumenten entre nosotros las vocaciones sacerdotales y religiosas que tanto necesitamos. Oremos.

6. Por cada uno de nosotros, para que vayamos descubriendo con la luz de Dios lo que Él espera de nuestra vida y con la fuerza de su Espíritu nos atrevamos a realizarlo. Oremos.

Oración final

Señor, gracias por haber querido que yo sea una misión. Gracias por haberme creado para Ti y para servirte con alegría en quien más lo necesita. Si no me has hecho para guardarme, sino para ofrecerme a los demás; si todas las cualidades y capacidades que has puesto en mi persona no son para mí, sino para otros..., entonces, Señor, ¿para quién soy yo? ¿Para quién son mi mente, mi corazón, mis manos? ¿Quiénes son los que me esperan como un regalo tuyo? Jesús, Tú que eres el Maestro —Maestro de amor a la humanidad, Maestro de felicidad, Maestro de entrega—, enséñame a llegar hasta aquellos a quienes has querido enviarme.

© 2020 by DiócesisDeÁvila. All rights reserved.  |  vocaciones@diocesisdeavila.com

  • Facebook - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco
  • SoundCloud - círculo blanco
  • MYFEELINGS